Emprender y Aprender

coworking foto

En mi país, Ecuador y en ciudades como Cuenca, se ha empezado a “conversar” y además a trabajar en apoyo al emprendimiento Dinámico. Según el Monitoreo de Emprendimiento Global, Ecuador es uno de los países de Latinoamérica con mayor índice de emprendimiento, lamentablemente este índice corresponde al emprendimiento por necesidad el cual no necesariamente desarrolla la economía ni genera empleo.

La necesidad de desarrollar el emprendimiento dinámico y dar valor agregado con innovación y creatividad a los productos y servicios que se generan, han permitido que se empiece a hablar de nuevas herramientas de generación de emprendimiento pero sobre todo de nuevas actitudes y habilidades necesarias para este tipo de emprendimiento.

Sin embargo, el reto, desde mi perspectiva, consiste en devolver la “magia” a las personas. Devolverles la capacidad de soñar y trabajar en la concreción de sueños. El sistema de educación tradicional está enfocado en reproducir y reforzar el sistema. Sólo se premia el “éxito” y la gente aprende a no tomar riesgos, a no investigar, a no ser curioso. Quizás son estas características las que hacen de un individuo, un emprendedor.

Según Ken Robinson, la mayoría de los niños en edad preescolar son genios en potencia pero tan pronto ingresan al sistema escolar van perdiendo esa genialidad. Los espacios que les permiten mantener o desarrollar esa genialidad no son precisamente las escuelas. De hecho a la gente creativa se le suele “proscribir” en la escuela.

Quizá podamos ir generando espacios de interaprendizaje, “Coworking spaces” donde la premisa es simplemente compartir aprendizajes y aprender de los otros. En espacios como estos se favorece la creatividad y se rompe paradigmas. Se logra que ideas sean cuestionadas y testeadas con miras a generar soluciones a problemas concretos. Con la posibilidad de generar emprendimiento dinámico.

Hace días se generó un gran evento en ciudad Yachay, la “ciudad del conocimiento” que pretende también ser la “ciudad del emprendimiento”. Me parece un proyecto genial y sin embargo pienso que es todo un reto integrar a la Academia con el emprendimiento dinámico, al menos en nuestro contexto. Pienso que el foco de los esfuerzos deberá ser como lograr que los ciudadanos de Yachay se apasionen con la investigación y la solución de problemas. Las aulas escolares en general y universitarias en particular deberán parecerse menos a cárceles donde se encierra la posibilidad de cuestionar y crear y parecerse más a espacios de coworking donde lo importante no es cuanto sabes sino cuanto estás dispuesto a compartir y cuanto estás dispuesto a trabajar en la búsqueda a respuestas a esas inquietudes que  consideras apasionantes.

Advertisements